Jardinería

El mantenimiento del césped.


Mantenimiento del césped


Cuando el césped de su jardín alcance los 7-8 cm, se realizará el primer corte. Dada la delicadeza de las plantas jóvenes, es aconsejable usar máquinas de corte helicoidales o cortadoras de césped, asegurándose de que la cuchilla esté bien afilada. Después del segundo corte, la hierba tenderá a acumularse y puede pasarla con una cortadora de césped normal, cada diez días hasta octubre. Hay algunas reglas principales a seguir, sin olvidar que cada tipo de mezcla sembrada tiene un crecimiento diferente, resistencia al sol y al agua:
eliminar las malas hierbas, esto se obtiene con diferentes técnicas (ver técnicas de desmalezado)
haga cortes en poco tiempo, para evitar el amarillamiento debido a la falta de luz en la base del césped


Riego




Es aconsejable regar con grandes volúmenes de agua a intervalos de tiempo más largos, esto para empujar a la planta a producir raíces más profundas y fuertes, capaces de absorber más nutrientes.

Airear el césped


Airee el suelo al menos una vez al año si es necesario. Para airear, use rastrillos con cuchillas verticales para eliminar las plántulas muertas debido a posibles tratamientos con herbicidas y para romper la corteza que se forma en el suelo debido a la fuerte lluvia y el tráfico peatonal. También es posible usar máquinas de manejo de aire o taladros de núcleo, que recogen un núcleo de tierra para aumentar la circulación de aire en las raíces.

Mantenimiento del césped: fertilización del césped


Fertilizar bien es esencial para tener un buen césped, no es necesario usar grandes dosis de fertilizantes, lo que se necesita para un buen resultado es la constancia. Haga más fertilizaciones por año con bajas dosis de fertilizantes químicos, el fertilizante debe ser ternario y contener microelementos, fundamental para el césped es la presencia de hierro, lo que permite que las raíces absorban los nutrientes que vamos a suministrar. Si la estructura del suelo está en buenas condiciones, no se recomienda el uso de sustancias orgánicas como el estiércol y el humus, ya que podrían ser ricas en malezas y hongos parásitos.
En el período de otoño e invierno, es aconsejable recolectar las hojas caídas de los árboles sistemáticamente, esto para evitar la aparición de enfermedades fúngicas peligrosas y el amarillamiento debido a la falta de luz del césped.